Ser tía, es un rasgo más importante de lo que puede parecer. Es por ello, por lo que os he preparado una batería de motivos por los cuales ser el rol de la tía es de crucial importancia en nuestros sobrinos:

Tipos diferentes de juegos

Si las tías  ya tienen hijos seguro que saben ya un montón de juegos, así que no tendrán problemas en tirarse al suelo, ensuciarse si hace falta e incluir a los sobrinos en los juegos con sus hijos. Además, sabrán historias increíbles, de la de cuentos que llevan ya leídos y casi memorizados, y de la cantidad de películas que se hayan tragado, así que son perfectos para tener a un montón de niños sentados escuchando atentamente esperando el desenlace de una historia que pueda parecer increíble.

Una padre/madre con ventajas

Un padre es una persona que idea juegos y actividades con los hijos que poco a poco van siendo censuradas porque a mamá no le hacen gracia. Cuando son pequeños, bebés, obviamente no, pero cuando son más mayores, tanto a los padres como a los niños les encantan los juegos “malabares”, que son aquellos que se hacen siendo el niño el malabar. Ahora te lanzo, ahora te hago volar, ahora haces unos giros increíbles por el aire, etc., hasta que la madre se enfada y amenaza a papá con algo que le hace cambiar de opinión. Es decir, que al final los padres y madres tienen filtros

Somos como hermanas mayores

Las tías son como las hermanas mayores, por lo divertidas que son, por las cosas que hacen con nuestros hijos cuando están juntos y porque pueden enseñarles muchas cosas y pueden convertirse en una figura de confianza. Los padres tenemos una barrera lógica con los hijos, que es la obligación de educarles. Eso hace que no podamos ser sus amigas, porque tenemos que ser algo más.

tía

Nodos energéticos

Los padre llegamos justitos al final del día, todo hay que decirlo, pero los tíos que no tienen hijos no tienen esa sensación de cansancio casi constante y llegan ahí donde los padres nos quedamos ya sin ganas. Y como solo están con ellos algunos días, y algunos ratos, se dejan la piel en esos instantes compartidos.

Buenas haciendo regalos

Únicamente a ellas se las ocurriría aparecer con la camiseta del equipo favorito de los niños, con su nombre detrás. O con una de algún superhéroe, o de algún grupo de rock. Vamos, que no es lo que comprarán de primera elección, pero si acaban comprando ropa, seguro que aciertan porque no se andan con aspectos banales como si tiene rayas, u ovejitas dibujado.

Amor de tía

Dado a que a ellas también les quieren con locura y se desviven por ellos, dando lo mejor de sí, aprendiendo trucos de magia para cuando vuelven a verles, chistes e incluso cuentos, y porque son como una segunda madre, y eso les divierte enormemente.

Publicado por Juanma

Únete a la conversación