El cuerpo perfecto femenino ha pasado por diferentes fases a lo largo de la historia. Por ejemplo, en Egipto, el concepto de cuerpo perfecto de mujer era aquella que tenía hombros esbeltos y la cintura estrecha; durante la Italia renacentista, la piel blanquecina y la tripa abultada era lo que se llevaba y, en los últimos años está más de moda una figura esbelta y con curvas.

A veces estamos tan preocupados por las modas actuales que no nos damos cuenta de lo fugaz que ha sido en la historia nuestra obsesión alcanzar un cuerpo perfecto. Por muy exigente que sea nuestra percepción de cuerpo perfecto, no deberíamos olvidar que el ideal de ayer evolucionará, sin duda, en algo que sin duda poco tendrá que ver con lo que ahora tenemos pensado.

Fijaos en la imágenes vestales primitivas, que lo que primaba era una belleza basada en órganos sexuales prominentes y que la sobraran los kilos. Respondía, sin duda, a principios funcionales relacionados la reproducción y la bonanza física asociada al “buen comer”.

cuerpo perfecto

En la actualidad, el modelo de belleza está asociado a la delgadez. Es muy diferente, aunque va cambiando también gradualmente ya que el estilo fitness está asentándose como nueva tendencia. La mujer deportista, con músculos tonificados parece estar ganando fuerza, estando de moda el ejercicio. El culto al cuerpo está llegando al sector femenino con la misma potencia que las tendencias del cuidado del aspecto masculino. Posiblemente, tenga que ver con cuestiones de moda y consumo, ya que la sociedad capitalista necesita que los ciudadanos compremos constantemente productos, y qué mejor que cambiando la moda y nos genere necesidades artificiales.

Es por ello, chicas, por lo que otra vez hago una llamada a la sensatez en cuanto al modelo de cuerpo perfecto. Aunque es legítimo y lícito que queramos cambiar nuestro cuerpo por salud, y también, por vernos nosotras bien (pues al final somos un ser social), nutrid vuestra autoestima y no tengáis la necesidad impepinable de tratar de cambiar vuestra belleza por las exigencias sociales. Todas somos guapas, y no es un dicho vacío, la belleza es un concepto relativo que como veis tiene que ver con muchas variables. Incluso lo que ahora puede parecernos horrendo, en 20 años se puede convertir en el modelo de cuerpo perfecto.

Publicado por Juanma

Únete a la conversación