La orina en el ser humano nos ayuda a detectar posibles factores que estén afectando de forma negativa al humano, siendo interesante centrar el punto de mirar eventualmente en ella. En el artículo de hoy os vamos a hablar sobre la orina del bebé, cuándo es normal y cuándo no, cuándo deberíamos ir al pediatra si notamos algo extraño en el pañal.

Así como el color de la orina puede informarnos sobre nuestra salud, también la cantidad puede significar un problema. Veamos algunos casos en los que nuestro bebé podría tener alguna dificultad, estar mal hidratado, sufrir una infección, para poder detectar posibles patologías que le puedan afectar.

En el caso del que el niño presente las siguientes variaciones en el hábito de orinar o alteraciones en el color de la orina, deberemos de identificar las causas para controlar los cambios y, en su caso, comentarlos con el pediatra. ya que en ocasiones hablamos de una infección de orina que ha de ser tratada. En otros casos, restablecer la normalidad es tan sencillo como procurar que el bebé no tenga sed.

Caso anormal de la orina del bebé: Cuando apenas micciona

A veces, la orina puede ser escaso, en cantidad o en frecuencia. Se dice que un bebé suele hacer pis unas cinco veces al día, pero esto es muy difícil de cuantificar. Pero, si observamos el pañal con frecuencia y lo observamos más seco de lo normal, hay que estar atento porque puede ser un síntoma de deshidratación del niño.

orina del bebé

Cuando el bebé moja poco el pañal puede ser porque ha tomado menos pecho del que le correspondería (puede ser porque esté enfermo, alterado, porque no se le haya ofrecido con frecuencia…), porque ha sudado más de lo habitual si hace calor o porque tiene fiebre. Pues, deberemos de asegurarnos que toma la comida suficiente para mantenerse hidratado, ofrecerle más pecho o biberón y si ha iniciado la alimentación complementaria agua y alimentos ricos en agua, como las frutas.

Escozor al orinar

Se puede llegar a dar el caso de que el niño sienta dolor o escozor al orinar, un niño mayor lo podrá decir, pero en los bebés esto se asocia al llanto en el momento de hacer pis. En estos casos, el flujo de orina es reducido y el niño puede tener sensación de orinarse más frecuente. Podría tratarse de una infección de las vías urinarias, lo cual requiere un tratamiento específico.

La infección de orina es una de las infecciones más frecuentes en niños y niñas. Puede afectar a las estructuras por las que pasa la orina (riñones, uréteres, vejiga y uretra) y convierte la orina en un poco más rosado o rojizo. Cuando la infección se produce en la vejiga recibe el nombre de cistitis y los síntomas junto al escozor son dolor abdominal bajo y olor y color de la orina más fuerte de lo habitual. La cistitis está provocada por gérmenes que colonizan el intestino y es más frecuente en las niñas, por lo que es crucial cuidar su higiene íntima de manera que no se propicie la infección.

La infección en los riñones es más grave (pielonefritis) y se acompaña además de dolor en la zona lumbar, escalofríos y fiebre. Por ello es importante diagnosticar la infección cuanto antes para tratarla y evitar que empeore. En los bebés, cuando se sospecha que hay infección se realizan análisis de orina para comprobarlo.

Orina de color oscuro

Es normal que los bebés tengan una orina menos abundante, acuosa y más clara que los adultos y niños mayores. En los niños empieza a oscurecerse la orina debido a la introducción de alimentación complementaria y a consecuencia de que sus riñones no están tan preparados como los de un adulto a filtrar correctamente los alimentos.

Sin embargo, si observamos que el pipí del niño es más oscuro que el amarillo habitual, hay que buscar una causa. Normalmente, esta variación será debida simplemente a que el niño ha sudado mucho, o a un determinado alimento que pueda oscurecer la orina (como las remolachas, moras o ciertos colorantes de los alimentos). Es más extraño, este síntoma se asocia a la existencia de sangre diluida en la orina, lo que podría significar una infección de las vías urinarias, con los riesgos que acabamos de comentar.

Publicado por Juanma

Únete a la conversación